Categories
Logística

8 claves para lograr el éxito en una cadena de frío

En el mundo de la logística existen diversas técnicas y tecnologías que ayudan a que el almacenamiento y entrega de ciertos productos sean exitosos. En estos procesos la temperatura juega un papel fundamental, sobre todo cuando hablamos de alimentos y  medicinas. Aclaremos lo más importante sobre la aplicación de frío en los procesos logísticos: 

¿Qué es la aplicación de frío y para qué sirve? 

La aplicación del frío es uno de los métodos más eficaces de conservación y se utiliza en la industria de alimentos, productos sanitarios y farmacéuticos. Este método se basa en el descenso de las temperaturas para inhibir el crecimiento y proliferación de microorganismos y agentes alterantes.

Existen dos tipos de conservación a través del frío:

  • Congelación: es un método de conservación de largo plazo. Las temperaturas utilizadas son inferiores a los 0 °C.
  • Refrigeración: es un método de conservación de corto plazo (horas, días, semanas). Las temperaturas se encuentran por encima de los 0 °C y menos de 10 °C.

La logística de frío, como se conoce en el medio a los productos de congelación o refrigeración, se define como la serie de elementos y actividades necesarias para garantizar que la calidad de un alimento, producto sanitario o farmacéutico, se conserve a lo largo de toda la cadena de abastecimiento.

Estos elementos lo componen el transporte primario y secundario, almacenes de frío, áreas de almacenaje y los anaqueles de venta.

El transporte se posiciona como el elemento clave, ya que es el de mayor riesgo debido a la exposición del servicio (descompostura del camión, mal funcionamiento del termómetro o simplemente mala operación del vehículo). Las líneas de transporte especializadas en frío son pocas en la actualidad y existe una oportunidad inmensa de desarrollo de este servicio para los próximos años.

Existen 8 claves para lograr que la cadena de frío funcione correctamente y que los emprendedores deben tomar en cuenta: 

  1. Con respecto al almacenamiento

No es lo mismo contar con un cuarto a temperatura controlada que un almacén convencional, comenzando porque tener una cava o almacén con temperatura controlada es más costoso: el recubrimiento del almacén, los equipos de frío y el gasto energético.

En este punto se recomienda:

  • Mantener las cavas abiertas  el mínimo tiempo posible.
  • En el cargue y/o descargue los productos deben de pasar de la cava al vehículo y viceversa, de forma inmediata. 
  • Mantener la rotación bajo normas estrictas, sobre todo cuando se trata de productos con fechas de vencimiento cortas.  
  1. Si hablamos de transporte

El transporte refrigerado por carretera ha aumentado significativamente; se calcula que el número de vehículos con estas características supera las 50 mil unidades. 

Si ya el sector transportador se queja tradicionalmente por los costos de los peajes, combustible, primas de seguros, etc., el negocio refrigerado suma a todo esto el sobrecosto de los equipos de frío, el costo de  los furgones isotérmicos y  los medidores de control de temperatura. 

Recomendaciones:

  • Los contenedores de los vehículos refrigerados deben pre-enfriarse antes de cargar y las puertas deben de permanecer el menor tiempo posible abiertas.
  • El furgón del vehículo debe estar bien situado con relación al muelle y tener un  abrigo que  los una para evitar fugas de frío.
  • No repartir las mercancías en vehículos que no sean refrigerados.
  • El equipo de frío de los vehículos no debe ser apagado mientras contenga productos.
  1. No olvidemos el Picking

Es un área muy delicada en los almacenes de temperatura controlada. Los operarios trabajan en condiciones climáticas muy duras, por lo que sobrecargar de trabajo al operario se puede traducir en errores graves de separación, e incluso puede producir accidentes.  Sea cual sea la estrategia de manipulación interna y picking, es  esencial disponer de un sistema de gestión adecuado, que integre las distintas operaciones y una los distintos pasos de la cadena logística. 

  1. Personal capacitado = menos errores

Es fundamental que todos los actores de la cadena desde el productor hasta el consumidor final, pasando por las personas que manipulan los productos en el almacenamiento, cargue, tengan a su disposición toda la información y conocimientos para evitar la alteración de la temperatura con que el producto debe ser consumido.

Es importante capacitar y concientizar al personal encargado de la manipulación sobre la importancia de la preservación del frío con que el producto debe llegar al punto de venta; por otra parte al consumidor se le debe instruir mediante información clara en los empaques, acerca de las temperaturas óptimas, los efectos nocivos de temperaturas inadecuadas y las fechas de vencimiento. 

  1. Es importante contar con alta tecnología

Para lograr un óptimo proceso de distribución es esencial contar con un buen software que ayude a todas las operaciones logísticas desde la toma de pedidos, pasando por  recepción, almacenamiento, inventario, cargue y transporte  hasta el descargue en el punto de venta.   Los programas que necesita  la logística de frío deben tener un especial desarrollo, pues las técnicas de almacenamiento y distribución en general no siempre son compatibles con las que requieren temperaturas especiales.

  1. Medir con indicadores de gestión

Si actividad operativa no se puede medir, no se podrá mejorar. Este es un principio básico en la logística de hoy. Es importante la  implementación y el seguimiento de los mismos para generar planes de acción y buscar el mejoramiento de cada una de las actividades. Los indicadores que se pueden calcular en una operación refrigerada son: 

  • Número de canastas separadas hora/hombre.
  • Exactitud en despachos a clientes o agencias.
  • Número de órdenes completas por volumen y por referencia.
  • Pedidos Perfectos.

Lo importante de tener y medir la operación es que permite comparar resultados con otras empresas del mismo sector. Así se facilitará un benchmarking logístico y la posibilidad de lograr nuevas metas medibles y planificables. 

  1. No descuidar la carga y descarga

Una de las áreas importantes para garantizar el correcto manejo de la cadena de frío es perfeccionar al máximo el sistema de carga y descarga, ya que estas operaciones al no hacerse en forma rápida y con los medios adecuados, ocasiona pérdidas de temperatura, afectando así los productos.

El cargue y descargue a través del uso de estibas o paletas plásticas, aligera el tiempo de operación y colabora al mantenimiento de la cadena de frío. Además los  ahorros en costos en algunos casos son cerca del 50% cuando se usan estibas. A esto hay que agregar la importancia  de mantener zonas de pre-despacho y utilizar sellos alrededor de las puertas para evitar el escape de frío.

  1. Contratar operadores Logísticos (Outsourcing)

Cada sector (lácteo, cárnico, avícola, hortofrutícola) presenta sus particularidades que requerirán estrategias logísticas, ya sea de distribución o de aprovisionamiento, distintas, particulares y específicas. 

Debido a estas complejidades propias del mercado, es que ha sido difícil en Colombia  la transformación de las grandes y medianas almacenadoras en operadores logísticos. Hasta ahora solo se han limitado a ofrecer los servicios de almacenamiento a temperaturas controladas pero no de operaciones  logísticas más extendidas, como el picking, el transporte capilar, la distribución nacional, etc. 

La subcontratación de estos servicios  ofrecería a los clientes no solo la posibilidad de reducir  costos al convertir los  fijos en variables, sino también de dedicarse por completo a la fabricación o venta de sus productos y así mejorar la calidad del servicio.  

Es decir, la mejor decisión que pueden tomar estas empresas, es la de contratar una empresa especializada de logística como Quick para el manejo de estos productos de forma responsable y profesional. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *